Bacillus Thuringiensis
Remedios ecológicos

Bacillus Thuringiensis

Bacillus thuringiensis (o Bt) es una bacteria grampositiva que habita en el suelo, y que se utiliza comúnmente como una alternativa biológica a uso de plaguicidas en el control de las orugas. También se extrae la toxina Cry y se utiliza en la industria como plaguicida biológico.

El Bacillus thuringiensis fue descubierto en 1902 por el biólogo japonés Shigetane Ishiwatari. En 1911, la bacteria fue redescubierta en Alemania por Ernst Berliner, quien la aisló como causante de una enfermedad que contraían las orugas de polilla gris de la harina (llamada “Schalffsucht”). ​

Desde 1920 se utilizaron por primera vez las esporas y los cristales de proteína insecticidas producidos por B. thuringiensis como bioinsecticida en el control de plagas.

Este tratamiento se considera ecológico, ya que su efecto sobre los humanos, sobre la vida silvestre, sobre los polinizadores y sobre muchos otros insectos beneficiosos es mínimo o casi nulo.

¿Como funciona el Bacillus thuringiensis ?

Cuando el Bacillus thuringiensis esporula, forma cristales de δ-endotoxinas proteínicas, de acción insecticida.  Son conocidos vulgarmente como cristales de proteína y tiene acción insecticida contra:

  • Larvas de lepidópteros (lepidópteros).
  • Moscas y mosquitos (dípteros).
  • Escarabajos (coleópteros).
  • Chinches (hemípteros).
  • Nematodos (gusanos).

Las larvas de los insectos que ingieren las esporas y las proteínas del bacillus thuringiensis sufren lesiones intestinales. Estas lesiones se deben a la acción de las proteínas que se convierten en toxinas. Las toxinas encuentran receptores particulares en el intestino de la larva y este mecanismo conduce a la parálisis o muerte de la larva.

Por lo tanto, la acción insecticida se produce por ingestión, no por contacto como en el caso de los insecticidas clásicos, o por acción sistémica a través de la linfa de las plantas, como en el caso de los insecticidas más tóxicos y peligrosos.

Bacillus Thuringiensis

Además, la eficacia del bacilo thuringiensis se limita al estadio larval. En esencia, no es un ovicida que destruye los huevos, ni un insecticida que afecta a los insectos. Funciona sólo en larvas, preferiblemente en las primeras etapas de desarrollo.

Por lo tanto, el Bacillus thuringiensis es un insecticida eficaz sólo para determinadas especies de insectos. Esto significa que es totalmente inofensivo para los insectos útiles en el jardín, como los polinizadores (abejas y abejorros) y los insectos depredadores.

La alta tasa de degradación a la luz solar de esporas y proteínas, hace que su presencia en el medio ambiente sea realmente reducida. También es totalmente inofensivo para las aves, los peces y, por supuesto, los seres humanos.

A diferencia de otros insecticidas ecológicos el Bacillus thuringiensis  puede generar resistencia, por eso debemos utilizarlo con moderación. Su efectividad en los últimos años ha bajado muchísimo por el uso masivo en la agricultura ecológica. Si se expone a toxina que esta bacteria produce año tras año y cultivo tras cultivo, la presión selectiva hace que las plagas generen resistencia y se haga ineficaz el tratamiento.

Es lo que ha ido sucediendo en la agricultura convencional donde cada vez se ha tenido que aumentar las concentraciones de las materias activas de los plaguicidas. En el caso del Bacillus thuringiensis cuando se supere la barrera de dicha toxina dejara de ser efectiva.

Por eso previo al uso de Bacillus thuringiensis siempre recomendamos la eliminación manual si es posible y si no lo es utilizar previamente la tierra de diatomeas, dejando siempre el bacillus como el último recurso o en caso de que ya sepamos que otros métodos se muestran poco efectivos.

Existe diferentes cepas de Bacillus thuringiensis y cada una presenta efectividad sobre un determinado número de plagas.

Bacillus thuringiensis kurstaki (B.t.k.)

La variedad más conocida utilizada en la agricultura ecológica es el bacillus thuringiensis kurstaki (B.t.k.). Este tipo de thuringiensis puede ser muy efectivo como remedio para la polilla o mariposa del tomate.

El bacilo thuringiensis kurstaki es eficaz en:

  • Hortícola, contra larvas de Polilla, repollo, gusano soldado, mariposa vanesa del Cardo, barrenadores…etc
  • Pomáceas, contra las larvas de la polilla defoliante.
  • Cítricos, aceitunas y vid contra larvas de polilla
  • Patata y berenjena contra larvas de la dorífora.
  • Cultivos forestales y verde público contra las larvas de polilla procesionaria y polilla defoliante.

El B.t.k. suele venderse en gránulos solubles en agua, con dosis que oscilan entre 80 y 120 gr. por 100 litros de agua, por lo que es realmente muy económico.

Bacillus thuringiensis israelensis (B.t.i)

La segunda variedad es el bacillus thuringiensis israelensis (B.t.i). Esta thuringiensis es efectiva contra larvas de mosquitos, simúlidos y quironómidos. Por lo que se puede utilizar para el control biologico de mosquitos.

Bacillus thuringiensis aizawai (B.t.a.)

La tercera y última cepa es el bacillus thuringiensis aizawai (B.t.a.). Esta particular variedad de bacilo thuringiensis se utiliza en las colmenas, contra las larvas de la polilla de la cera, contra el barrenador y, en general, contra las mismas larvas combatidas por la B.t.k., con una mayor eficacia de acción contra los gusanos cortadores y otras mariposas nocturnas.

¿Cuándo y cómo aplicar el insecticida a base de Bacillus thuringiensis?

Su eficacia va a depender de varios factores como el ciclo de vida del insecto, las condiciones meteorológicas o la concentración de producto empleada.

Debemos seguir siempre las indicaciones del fabricante que vendrán en su propio envase y aplicaremos el producto teniendo en cuenta el ciclo biológico de la plaga y la incidencia de la misma.

Las dosis oscilan normalmente entre 0,8 y 1,2 gr. por cada litro de agua y se aplica pulverizado por toda la planta.

Además de las indicaciones del fabricante tendremos en cuenta unas normas básicas para aplicar el Bacillus Thuringiensis:

  • Se tiene que aplicar cuando no llueva y cuando la planta está seca.
  • La aplicaremos desde que veamos la presencia de orugas en nuestras plantas. Ya comentamos anteriormente que nos gusta primero reducir la plaga por medios manuales e intentarlo antes con Tierra de Diatomeas.
  • Si después de aplicar el tratamiento llueve, esperar unas 12 horas y volver a aplicar.
  • Se debe aplicar a última hora del día. El bacillus thuringiensis es fácilmente degradable bajo la acción de la luz solar. La fumigación nocturna le da a la bacteria más tiempo para actuar.
  • El tiempo de espera para respetar es de tres días (desde la pulverización del producto hasta el consumo de la fruta), si se trata de cultivos hortícolas.
  • Debemos utilizar los equipos de protección adecuados (EPI,s) se debe, es decir, guantes y máscaras con filtro.
close
Bacillus Thuringiensis

¡No te pierdas estos consejos!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *