hojas con mildiu
Hongos

El Mildiu, cómo prevenirlo y eliminarlo

El mildiu es una enfermedad criptogámica producida por varios tipos de hongos  oomicetos de la familia Peronosporaceae. Tiene como resultado el crecimiento de hifas fúngicas en los tejidos vegetales. Es muy parecido al Oídio, y se puede confundir con este en un primer momento.

Al ser un endoparásito, no apreciaremos su estructura hasta que los daños producidos en la planta sean considerables, daños que suelen ser ocasionados en las partes aéreas de las plantas. Como indicamos anteriormente forma parte de la familia de los Peronosporaceae, que engloba 7 géneros y unas 600 especies.

Suela atacar principalmente viñedos, cultivos de patatas, solanáceas y cucurbitáceas. Se trata de un patógeno bastante especializado, se puede decir que existe una especie de hongo para cada cultivo hortícola.

Uno de los más conocidos por sus implicaciones en la horticultura es el mildiu del tomate (Phytophthora infestans)

Variedades de mildiu más habituales

  • Plasmopara viticola: conocida como el mildiu de la vid. Es un hongo que solo afecta a las plantas del género Vitis. Causa la aparición de manchas redondeadas normalmente en las hojas, en el haz, y un polvo blanquecino en el envés. Los frutos también pueden ser dañados, ya que el tallo del mismo es vulnerable al ataque de este microorganismo. Fue introducido en Europa en 1878 por los franceses al importar cepas de vid americanas resistentes a la filoxera, pero huéspedes de este hongo.
  • Phytophthora infestans: conocida como mildiu de la patata o mildiu del tomate. Causa la aparición de manchas oscuras en las hojas y tallos de las plantas, y la pudrición de los tubérculos en él caso de la patata. 
  • Phytophthora capsici: conocida como el mildiu del pimiento. Es un hongo que causa la aparición de manchas irregulares en las hojas, que poco a poco se van extendiendo y adquiriendo un aspecto como de quemaduras. Los frutos se cubren con un polvo blanquecino, y terminan arrugándose y secándose.

Propagación y activación del Mildiu

El Mildiu de la vid (Plasmopara viticola) sobrevive durante el invierno formando una estructura llamada oospora (si el invierno es suave lo hará en forma de micelio), germinando cuando la temperatura sube a 12ºC formando un esporangio que será diseminado por el viento y que sólo necesitará un poco de agua (lluvia) para germinar. Permanecerá latente por debajo de 10ºC y por encima de 35ºC.

Cultivos sucios con restos vegetales en descomposición, presencia de agua en forma líquida, temperaturas de entre 10 y 25ºC, cultivos mal ventilados o con poca insolación, etc. son susceptibles de ser atacados por este hongo.

Riegos copiosos, niebla, rocío y lluvias seguidos de días cálidos favorecerán en gran medida la germinación de las esporas, por eso hay que tener mucho cuidado con los días de tormentas veraniegas. En invernaderos es especialmente recomendable controlar la humedad ambiental mediante la ventilación y nunca regar por aspersión (mejor siempre riego por goteo).

¿Cuáles son los síntomas del mildiu del tomate y que daños provoca?

  • Aparición de un polvo o moho grisáceo/blanquecino en hojas, tallos y frutos.
  • Aparición de manchas amarillentas que se tornan marrones en las hojas.
  • El Mildiu puede afectar también a los tallos de las plantas, formando una mancha de color marrón. La zona infectada se marchita y puede morir en caso de infección severa.
  • Ralentización del crecimiento.
  • Mal aspecto general de la planta.
  • Disminución de la productividad de los cultivos afectados.

¿Cuáles son las diferencias entre el mildiu y el oídio?

Ambas enfermedades son muy similares, ya que ambas generan ese polvillo o moho blanquecino. Pero la principal diferencia es que el mildiu afecta también a los frutos, mientras que el oídio solo a las hojas y los tallos.

También se pueden diferenciar porque el mildiu provoca normalmente manchas amarillas por el haz de las hojas y blancas por el envés. En ocasiones el mildiu también provoca manchas blanquecinas por el haz, pero si rascamos la parte blanquecina aparecerán una mancha amarillenta.

En el caso del oídio solamente se verá un polvo blanquecino en las hojas y tallos.

Hojas con oidio
Hojas con oídio

Como podemos prevenir el mildiu

Para prevenir la aparición de mildiu podemos aplicar las siguientes recomendaciones.

  • Elegir variedades resistentes al mildiu, en zonas lluviosas en estaciones cálidas (primavera-verano) es siempre mejor seleccionar variedades resistentes al mildiu. Si seleccionamos nuestras propias semillas, de plantas que han resistido mejor el hongo podemos ir poco a poco lograr una mayor resistencia al hongo.
  • Plantar evitando la densificación de las plantas, dejando un marco de plantación adecuado y realizando podas y eliminación de chupones para reducir la densidad de la planta y permitir una mejor circulación del aire.
  • Algunos hortelanos recomiendan colocar finos hilos de cobre enrollados en los tallos de las tomateras. Se cree que los iones de cobre pasarán por ósmosis a la savia y circularán por ella, dificultando o impidiendo la proliferación del hongo.
  • No abonar en exceso, se sabe que el exceso de N2 predispone a la aparición del mildiu
  • Por supuesto evitar mojar las hojas al regar. Si es necesario regar hacerlo en la tierra y no mojar tallo ni hojas de la planta. Si se puede instalar un riego por goteo.
  • Eliminar y quemar o tirar a la basura las hojas afectadas. Si las pones a compostar las esporas del hongo se esparcirán por el humus.
  • Aplicar purín de cola de caballo o decocción de cola de caballo de manera preventiva cada 15 días y después de cada tormenta veraniega.
  • También es bueno para fortalecer la planta el purín de ortiga que se puede utilizar mezclado con el de cola de caballo.

También podemos utilizar una infusión de ajo es un efectivo repelente de hongos, bacteria, pulgones y ácaros. Se hace una infusión con 50 gramos de dientes de ajo por cada litro de agua y se pulveriza la disolución de una parte de infusión en 4 partes de agua. Debe aplicarse a pleno sol y durante varios días consecutivos.

Si quieres saber más sobre los purines o extractos fermentados puedes leer este artículo.

Como combatir el mildiu de forma ecológica

Una vez instalado el mildiu es complicado de combatir, pero no imposible. Podemos utilizar los siguientes métodos:

El Propóleo 

El propóleo es un producto elaborado por las abejas a partir de sustancias resinosas que recogen en las yemas de los árboles, arbustos y plantas más pequeñas. Las abejas lo colocan a la entrada de la colmena, con el fin de sellar todas las fisuras y evitar la entrada o presencia de cualquier parásito o enfermedad.

En la agricultura resulta muy útil como fungicida natural (oídio, fusarium, phitoptora, peronospora, botritis, alternaria) y controla los microorganismos patógenos al obstaculizar su entrada a través de los brotes tiernos, por lo que es antiséptico y antivírico. Además, induce a la planta a aumentar sus defensas naturales. Contra el mildiu es efectivo si cogemos la plaga a tiempo,si ya está muy extendido no lograremos eliminarlo con el propóleo.

Si estas interesado en conocer más a fondo las ventajas e inconvenientes del uso del propóleo, tanto en el huerto como en el jardín ecológico, tenemos un artículo dedicado a este maravilloso producto. Pincha en el enlace.

Bicarbonato sódico como fungicida

El bicarbonato sódico se puede utilizar como fungicida, y lo cierto es que funciona muy bien (si la plaga no está muy extendida).

El principio de funcionamiento del bicarbonato se basa en la variación del PH del medio.

Los hongos tienen facilidad para vivir en un entorno ácido. Esto no significa que no puedan vivir en entornos con un pH superior a 7. Sin embargo, sí que se desarrollarán y crecerán mejor en un entorno alrededor de un pH entorno a 6 ó 5. Es decir, un entorno ácido.

No obstante, el bicarbonato sódico, tiene un pH natural entorno a 8. Es decir, un pH alcalino. Debido a esto, el bicarbonato sódico varía el PH sobre las hojas al pulverizarlo, al variar el PH el hongo no puede sobrevivir.

Para preparar un fungicida casero con bicarbonato vamos a realizar una mezcla de 20 gr de bicarbonato con 10 gr de jabón potásico en un litro de agua. El jabón potásico nos ayudara a lavar el hongo y actúa como mojante, mejorando la permanencia del bicarbonato sódico en las hojas.

También se puede mezclar con leche para aumentar el efecto fungicida, os lo explicamos un poco más abajo.

Bicarbonato potásico

Actúa de la misma forma que el bicarbonato sódico, pero presenta una ventaja importante frente al bicarbonato sódico y es que además de ser un gran fungicida, puede ser absorbido por la planta como un nutriente, pasando a ser un abono foliar.

El Bicarbonato potásico ayuda a fortalecer las paredes de nuestras plantas, por lo que la hace más resistentes ante las heladas y el ataque de bacterias, virus, hongos y nematodos.

Además, el efecto fungicida del bicarbonato potásico es mucho mayor que del bicarbonato sódico.

Ácido láctico (Leche contra él mildiu)

Podemos fumigar las plantas con un preparado a base de leche, preparando una dilución al 5-10%. Si queremos mejorar este tratamiento podemos utilizar mezclada la cola de caballo .

Para ello utilizaremos 8 partes de agua de buena calidad y 2 partes de leche (para 1 litro, 800ml de agua y 200ml de leche) y utilizamos esté preparado para preparar la dilución de purín de cola de caballo al 5%. Con este preparado pulverizamos toda la planta, esta preparación aumenta mucho el efecto fungicida de la cola de caballo.

También podemos añadir 20 gr por litro de bicarbonato sódico y crearemos así uno de los fungicidas naturales más potentes que existen.

Si lo aplicamos de forma preventiva lo haremos cada 15 días y si ya está instalado el hongo 1 vez a la semana e incluso cada 3 días. Siempre es mejor aplicar a primera hora del día o ultima de la tarde.

El cobre contra el mildiu

Los preparados con cobre están permitidos en la agricultura ecológica pero su uso está limitado debido a su fitotoxicidad.

Debemos intentar evitar su uso dentro de los posible, pero si no nos queda más remedio lo podremos utilizar, pero con cautela. El cobre es sin duda el fungicida más efectivo para terminar con el mildiu.

Al ser un potente fungicida puede acabar con las micorrizas que tendremos asentadas en nuestro huerto ecológico.

Uno de los preparados más conocidos y utilizados con cobre es el caldo bordelés. Se prepara fácilmente, para una preparación al 1% sería necesario 10 gr. de Sulfato de Cobre – 10 gr. de Cal Apagada en un litro de agua. El Ph de la mezcla debe ser de 7 por lo que debemos poner primero la cal e ir aplicando poco a poco el sulfato hasta que quede ph 7.

Se debe remover con un palo de madera o plástico (nunca metálico). Al finalizar la mezcla se debe mezclar este litro de caldo de bordelés con otro litro de agua y se debe aplicar antes de 3 horas.

También existen en el mercado preparados fungicidas a base de oxicloruro de cobre de sencilla aplicación y eficacia probada. Os dejo algunos enlaces por si os interesan.

close
flower meadow 3598561 960 720 e1612036241702

¡Quieres estar siempre al día!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *